Adiós, blogosfera

martes, mayo 07, 2019 0 Comments A+ a-

Uf, qué difícil me va a ser redactar este post. No sé ni por donde empezar.
Intentaré hacerlo por el principio:
www.elarmarioaj.com
Fotografía que acompañó el primer post (Noviembre, 2012)


Allá por el 2012, me decidí a poner en marcha un nuevo proyecto tras varios meses visitando bitácoras de diferentes temáticas. Motivado por el boom de los por aquel entonces bautizados como egoblogs, recuerdo que una noche me quedé hasta las dos de la mañana programando, editando y acondicionado lo que se convertiría en mi pequeño rincón personal dentro del universo digital: 
El Armario Á.J.


Por aquel entonces aún no sabía muy bien cómo iba a encaminarlo ni si simplemente iba a ser un arrebato con fecha de caducidad a corto plazo. Desconocía lo que me iba a ir encontrando por el camino y lo que me iba a deparar todo aquello que empezaba como un hobby más.

Poco a poco, sin prisa pero sin pausa, este pequeño proyecto iba cogiendo forma y empezaba a consolidarse como parte de mi estilo de vida. Con el tiempo empecé a mejorar el diseño de la web, invertir para crear material gráfico de mejor calidad y a dedicarle más horas a "mi rincón".

Pronto comenzaron a llegar las buenas noticias y en apenas seis meses, ya había realizado varias colaboraciones con marcas y contaba con una comunidad en redes sociales de cientos de seguidores. 
Nunca me preocupé mucho por los números porque es algo que hacía por "amor al arte", pero siempre fue una manera de ver que el trabajo obtenía su recompensa aunque fuera de forma intangible.

El hecho de que las empresas se fijaran en mi proyecto para utilizarlo como medio para promocionar campañas, productos y servicios, fue durante mucho tiempo un aliciente para continuar llevando con ilusión aquel proyecto. 
No solo colaboraciones con marcas, sino también asistencia a eventos, nuevas amistades, premios e incluso oportunidades laborales han sido algunas de las cosas que este espacio del mundo virtual ha ido emanando con el paso de los años. 

Poco a poco y potenciado por el auge de las redes sociales, la blogosfera comenzó a perder valor y cada vez era más difícil dirigir el tráfico hacia las bitácoras. Las visitas decrecían y los obstáculos para mantener la regularidad eran cada vez mayores.
A pesar de todo, tomé la decisión de continuar con mi proyecto. Nunca había perseguido un objetivo en particular y por eso seguía dedicándole tiempo con gusto y cariño.

Sin embargo, hoy, después de seis años y medio de andadura y con más de 600 posts a sus espaldas, El Armario Á.J llega a su fin. 
No sé si es lo correcto o si me arrepentiré dentro de un tiempo, pero se ha ido desvaneciendo la esencia con la que puse en marcha todo esto y ha pasado a convertirse casi en una obligación.

Con el tiempo ha dejado de llenarme y cada vez resulta más difícil encontrar una motivación para sentarme frente a la pantalla del ordenador a editar el material y escribir semanalmente las entradas del blog que empezaban a estar vacías a carecer de sentido.

www.elamarioaj.com
Post "Tenerife Holidays" (Septiembre, 2017)
Me da muchísima pena, pero quiero pensar que es el cierre de una etapa y que detrás espera algo aún mejor. El Armario Á.J me ha aportado infinitas cosas buenas y siempre formará parte de lo que fui.

No tengo sino palabras de agradecimiento para todas esas personas que continúan estando al otro lado de la pantalla, incluso cuando la época de los blogs está en su peor momento y cada vez es más difícil llegar a un público que ya no presta tanta atención a lo que hay más allá de redes sociales.
Ustedes son la razón por la que he estado al pie del cañón este último año.

Seguiré estando activo por redes sociales y compartiendo lo mejor de mí. ¡Espero contar con ustedes en esta nueva etapa!

Un abrazo enorme y gracias por estar. Siempre.

- Á.J

Turismólogo, melómano y blogger que reside en Lanzarote, Canarias. Soñador, optimista y ambicioso. Procura aprender de todos sus errores y no le gustan los prejuicios, los reproches ni que le repitan las cosas más de dos veces. Leer más

¡Gracias por tu comentario!